LA IMPORTANCIA DE UNA MOLIENDA DE CAFÉ CORRECTA

Raul Moreno Escrito por 

(1 Voto)

Es sorprendente como la molienda inadecuada puede arruinar nuestro mejor café. Cuando invertimos en la compra de un buen café de especialidad esperamos que nos de como resultado una taza magnífica. Pero a menudo esto no es así. En este post analizamos las causas y te enseñamos a obtener la molienda más adecuada para que consigas hacer cafés sublimes.

De hecho, en el mundo del café de especialidad se considera que el molino es el corazón de la preparación de un café especial. Sin un buen molino es imposible lograr una adecuada extracción. Esto afecta sobre todo al espresso y se debe a que es esencial que las partículas resultantes de la molienda sean de un tamaño y forma lo más uniformes posible, lo que solo puede conseguir un buen molino.

Se deduce, por tanto, que la elección de un buen molino es crucial. Pero, ¿cuál es el molino adecuado? ¿debo invertir en un molino de aspas o de muelas? ¿cuánto tengo que gastarme? ¿los molinos manuales son mejores que los eléctricos?. Tranquilidad, que tenemos las respuestas. Vamos a ir desgranando cada una de estas interesantes preguntas.

MOLINO IDÓNEO PARA NUESTRO CAFÉ

Elegir el molino más adecuado para nuestro caso no es tarea simple. Las opciones son muchas en calidad y en precio. Según vamos siendo un poco más exigentes en cuanto al resultado final de la molienda necesitaremos invertir mucho más en la compra de nuestro molino. Los precios oscilan entre algunas decenas de euros y varios miles. Se debe imponer el sentido común y tratar de adecuar la inversión al uso que le vayamos a dar, en función de la frecuencia de uso y de nuestro nivel de exigencia. Por otro lado, depende también del tipo de extracción que prefiramos. A groso modo, los sistemas de extracción que requieren un molido grueso son menos exigentes que los que necesitan un molido fino.

MUELAS O ASPAS

Básicamente la recomendación es optar por molinos de muelas en vez de los de aspas: los últimos golpean los granos de café haciéndolos estallar en partículas muy irregulares y además calientan mucho el café, con la consecuente pérdida de aroma. Por el contrario, los molinos de muelas trituran el café en partículas más uniformes y la fricción, si se realiza a baja velocidad y con muelas lo más anchas posible, suelen moler muy rápido y muy eficientemente, reduciendo el calentamiento y consecuentemente la pérdida de aroma.

MANUAL O ELÉCTRICO

Los molinos manuales son una opción interesante para empezar. Son relativamente económicos, nos premiten regular el tipo de molienda, adaptándose a diferentes sistemas de extracción y nos pueden servir para llevarlos de viaje y disfrutar de nuestro café preferido allí donde vayamos. Las partículas resultantes suelen ser de un tamaño aceptablemente regular. Como inconveniente tienen que deberemos hacer un esfuerzo manual para conseguir nuestro café molido. Para un solo café no suele ser un problema, pero si puede ser un poco inconveniente si hay que preparar café para varias personas. 

Los molinos eléctricos, por el contrario, requieren un gasto más importante, sobre todo si optamos por alguno de gama media o alta. Como ventajas son más rápidos y cómodos.

 

Aquí tienes cinco consejos que te ayudarán a mejorar drásticamente tu café:

1º) COMPRA CAFÉ ARÁBICA EN GRANO DE CALIDAD, de tueste reciente en tiendas especializadas. Pide que te lo muestren y pregunta por el origen y las características de cada café. Aunque no lo creas, diferentes cafés dan resultados muy distintos.
2º) MUELE TUS PROPIOS GRANOS : invierte en un buen molino de muelas (no de aspas, ya que estos rompen el café en partículas de diferente tamaño) y muele personalmente tus granos de café. Esto no aplica si vas a preparar un espresso, a menos que tengas un molino muy preciso, que te permita moler muy fino y con muchas opciones de regulación.
3º) MUELE EL CAFÉ INMEDIATAMENTE ANTES DE PREPARARLO: la diferencia entre un café recién molido y otro que ha sido molido hace tiempo es muy grande.
4º) UTILIZA UNA MOLIENDA ADECUADA A CADA TIPO DE CAFETERA: esto es, para una cafetera francesa (o de émbolo) y de puchero, o la extracción en frio, la molienda debe ser gruesa; para la mayoría de los sistemas de filtro y la italiana, utiliza un molido medio; para sistemas de más presión (como la aeropress, una cafetera manual que pretende acercarse al resultado de una espresso) entre media y fina; la preparación del espresso requiere una molienda muy fina y finalmente necesitaremos café en polvo si queremos preparar un buen café turco.
5º) JUEGA: tendrás que hacer algunas pruebas previas hasta obtener el molido adecuado a tu cafetera. Descubrirás como varia el sabor de tu café con tan solo cambiar un poco el tipo de molido.
Modificado por última vez enSábado, 02 Septiembre 2017 12:20
Inicia sesión para enviar comentarios

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y analizar el tráfico en Google Analitics. Ver política de cookies