LOS TÉS AROMATIZADOS: ESENCIA Y ESPÍRITU

Raul Moreno Escrito por 

(0 votos)

De todos los sentidos el olfato es el más capaz de evocar recuerdos, incluso desde la infancia y éstos a su vez, son los que mejor agitan nuestras emociones. Dicho sea de paso, la memoria olfativa es capaz de registrar en torno a diez mil aromas diferentes. Quizá gracias a esta cualidad es por lo que desde hace miles de años se viene aromatizando el té en su país de origen, China.

La experiencia se completa cuando aromas y sabores se encuentran, dando lugar al gusto, diana última a la que van a ir enfocados los esfuerzos en la creación de las mezclas de té.

Las posibilidades son infinitas, tantas como combinaciones de las miles de sustancias aromatizantes disponibles. Las mezclas más conocidas combinan diferentes tipos de té con flores, especias o frutas, pero es con el uso de esencias, cuando la aromatización se convierte en un arte inagotable.

No obstante, no todos los blends son acertados. Solo aquellos que han sido creados con armonía y el buen criterio de un tea blender experimentado son capaces de dejar huella en nuestra memoria sensitiva. La creación de una nueva especialidad de té aromatizado requiere por tanto una rara combinación de ciencia y arte, capacidad propia de los mejores perfumistas.

De entre las diversas técnicas de aromatización existentes destacan la simple puesta en contacto de los ingredientes aromáticos con el té. Éste, con su gran capacidad de impregnación quedará perfumado. Es el caso del tradicional té de jazmín, pero también de otras muchas flores, entre las que destacan magnolias, gardenias, orquídeas y rosas.

Otra es la incorporación al té de aromas líquidos o ingredientes sólidos en un dispositivo mezclador con el que se obtiene una mezcla homogénea. Ésta última es la más utilizada en la producción moderna de tés aromatizados, como los tés de frutas, el especiado Pakistaní o el famoso Earl Grey, que incorpora esencia de bergamota.

Los aromas más utilizados en la creación de tés son de dos tipos principalmente:

  • Aromas naturales, son aquellos extraídos directamente de materias primas naturales. Son de gran calidad y complejidad aromática. Por contra, son mucho más caros, tienen menor durabilidad y podrían presentar algún problema de intolerancia en determinadas personas sensibles.
  • Aromas natural-idénticos. Se llaman así porque tienen la misma estructura química que la sustancia natural equivalente, pero han sido sintetizados en laboratorio. Son más económicos y estables, tienen mayor durabilidad en el tiempo y son menos propensos a desarrollar alergias en los consumidores. Por otro lado, los aromas natural-idénticos no llegan a presentar la complejidad y viveza aromática (la 'fuerza vital' de la que hablan los perfumistas) que tienen sus hermanos los naturales, por lo que son considerados de menor calidad.

Pero no debemos olvidar que el consumo de tés aromatizados es una experiencia multisensorial, ya que no solo el olfato y el gusto entran en juego. También se utilizan coloridos ingredientes que provocan un impacto en la percepción visual de quien lo va a degustar.

Te invitamos a descubrir el apasionante mundo de los tés aromatizados. Aquí puedes explorar nuestra extensa selección donde podrás encontrar una detallada información de cada uno de ellos.

Modificado por última vez enSábado, 23 Junio 2018 00:43
Más en esta categoría: « EL MATCHA, EL REY DE LOS TÉS VERDES
Inicia sesión para enviar comentarios

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y analizar el tráfico en Google Analitics. Ver política de cookies